You are here

Plan de Acción del Movimiento: Fase V – Sensación de fracaso

Es paradójico: Al fin de la fase del despegue el movimiento ha logrado todos los objetivos de la fase IV y esta avanzando a la fase VI – convenciendo a la mayoría – mientras unxs activistas no lo ven y desesperan. Tienen una sensación de fracaso del movimiento, potenciado por la participación decreciente en los actos del movimiento y la cobertura mediática negativa.

El Movimiento

El despegue es un tiempo intenso y interesante para lxs activistas del movimiento. Durante unos meses o hasta mas o menos dos años se hacen muchísimas acciones, manifestaciones grandes, campañas de desobediencia civil o acciones directas noviolentas, y mucha gente participa, se involucra por primera vez en un movimiento. Pero, los poderosos no cambian su política. Después de un tiempo, unxs activistas desesperan, empiezan a sentir que realmente el movimiento no esta avanzando, no esta ganando. Piensan que los poderosos están demasiados poderosos y que no hay éxito.

Además, después de un rato la participación en las manifestaciones y acciones del movimiento – las acciones de protesta – baja. Los medios de comunicación reaccionan con menos eco mediático, o reportajes negativos sobre el movimiento, que – según los medios y los poderosos – esta muerto. Pero realmente el movimiento esta cambiando su forma de acciones mientras esta avanzado a la fase VI, convenciendo a la mayoría.

En palabras de Bill Moyer: “No obstante, el problema no es que el movimiento ha fracasado en lograr sus objetivos, pero que lxs activistas tenían expectativas poco realistas que los objetivos al largo plazo se podría lograr en tan poco tiempo. Lxs activistas desesperadxs no pueden mirar al movimiento desde ese punto de vista y reconocer el progreso del movimiento en el camino hacia el éxito – la creación de un movimiento de la base masivo, poner el problema en la agenda de la sociedad, y ganar la mayoría de la opinión publica.1

No entienden que los poderosos serán los últimos de la sociedad que van a cambiar su posición o rendirse y cambiar sus políticas. El resultado es que unxs activistas desarrollan una perspectiva cínica hasta negativa sobre el movimiento y lo que esta haciendo. Unxs abandonan el movimiento, otrxs demandan y/o organizan acciones “mas radicales” que pueden tener un impacto negativo (y que los medios y los poderosos van a usar para desacreditar el movimiento).

Los poderosos

Los poderosos no se rinden. Intentan a desacreditar el movimiento usando las acciones de lsx rebeldes ineficaces – acciones violentas o de difícil justificación – con el objetivo de aislar el movimiento de la mayoría de la sociedad.

Además, muchas veces usan la táctica de la infiltración del movimiento con agentes provocadorxs para crear desacuerdos dentro del movimiento y promover acciones “mas radicales” o violentas. El objetivo es lo mismo: aislar el movimiento de la mayoría de la sociedad.

El publico

El despegue del movimiento ha creado una sensación de disonancia dentro del publico. No sabe en que confiar – los poderosos o el movimiento – y mientras si reconoce el problema como problema grave, existe un miedo de aliarse con el movimiento. No obstante, mas o menos la mitad opone a los poderosos.

Las acciones de lxs rebeldes ineficaces tienen el riesgo de alienar el publico del movimiento, causando miedo y confusión. Este riesgo esta exagerado por los poderosos y los medios de comunicación que utilizan las acciones violentas para aumentar el miedo y alienar el publico todavía mas del movimiento.

Objetivos

El objetivo principal del movimiento en esta fase es apoyar a lxs activistas atascadxs en fase V para que reconocen el progreso del movimiento y pueden involucrarse de nuevo de forma adecuada a la fase VI:

  • Lxs activistas atascadxs en fase V tienen que reconocer el progreso del movimiento, y adoptar los roles adecuados para esta fase, o abandonar el movimiento y involucrarse en un otro movimiento en fase IV;

  • El movimiento debería desarrollar estructuras propias mas estables que son mas adecuadas para la fase VI y la lucha por el cambio social basado en un apoyo de la mayoría de la sociedad;

  • Navegar el conflicto entre lxs rebeldes ineficaces y la mayoría del movimiento en una manera constructiva que mantiene una postura noviolenta del movimiento sin una ruptura con lxs rebeldes ineficaces;

  • Proveer formación para activistas sobre estrategias eficaces de movimientos sociales y formas de organización participativa y no-jerárquicas (véase también: organizaciones empoderando)

Trampas

Esta fase puede ser difícil de navegar, y hay bastante trampas:

  • El movimiento no reconoce su progreso y que ha ganado la mayoría de la opinión publica;

  • Hay sensaciones de desesperanza, desempoderamiento, y fracaso.

  • Las tendencias de lxs rebeldes ineficaces y posturas violentas y de “somos el margen radical de la sociedad” toman el centro del movimiento;

  • Un rechazo de formar estructuras mas adecuadas a navegar y manejar una lucha con el apoyo de la mayoría de la sociedad. Hay un miedo que estructuras significan control y jerarquía.

Crisis

La fase V empieza al fin de la fase IV, y continua durante un tiempo mientras la mayoría del movimiento se encuentra en la fase VI. La fase termina por el agotamiento de lxs activistas que se encuentran en la fase V, o cuando reconocen que realmente el movimiento se encuentra en la fase VI.

Notas

1Bill Moyer: Doing Democracy. New Society Publishers, Gabriola Island, 2001

Theme based on Danland customised by Visions on the Net