You are here

Plan de Acción de Movimiento: Punto de partida estratégico nº 4:

4. La estrategia global es promover la democracia participativa. La falta de democracia real es fuente principal de injusticia y problemas sociales.
En la lucha por los fines del movimiento social es un factor clave el desarrollo de la democracia participativa.  El poder no es inherente en los poderosos, pero al fin son la gente que da el poder a los poderosos a través de su consentimiento (véase también: poder y empoderamiento). La falta de democracia en la mayoría de las sociedades – y no importa si se llaman democracia o no – contribuye a una actitud de pasividad hasta cinismo, los dos expresiones de un desempoderamiento, de un sentido de no tener ninguna voz en las decisiones importantes de la sociedad, de la vida. También en las democracias parlamentarias no solamente falta una participación y democracia real al nivel político; mucho mas falta una democracia al nivel económico, dominado por las grandes empresas multinacionales y las instituciones pan-estatales como la Unión Europea, la Organización Mundial del Comercio, el Banco Mundial, o el Fondo Monetario Internacional. Las decisiones se toma cada vez mas lejos de la gente, cada vez mas lejos de las experiencias de lxs pobres, lxs trabajadorxs, y de cualquiera vida real. El cambio climático, el capitalismo global neoliberal, el patriarcado y muchos otras problemas tienen su raíz en la falta del respeto de la vida de la gente común, y de su participación en la toma de decisiones como iguales.
Kumi Naido, secretario general de Greenpeace, dijo durante el Fletcher Summer Institute en junio de 2014 algo como: “Tienes que empezar con lo básico. Un principio básico de la democracia es balancear las carteras con los votos, igualizando las voces de la gente común con las voces de los poderosos. Sin embargo, en realidad estamos testigos de la incremente captura del poder real por un puñado de intereses económicos muy poderosos. Describía los Estados Unidos, por ejemplo, como una oligarquía, la mejor democracia que se puede comprar con dinero. (…) La concentración del poder en muy pocxs deja lxs ciudadanxs cinicxs sobre el valor de la participación en la democracia.
El desarrollo de una democracia real y participativa dentro de nuestra lucha como movimientos sociales por eso es un factor clave para un cambio social fundamental. En este sentido los movimientos sociales sirven también como una escuela de la democracia, como un espacio donde nos podemos encontrar, donde podemos practicar otras formas de la toma de decisiones (como la toma de decisiones por consenso), el respeto mutuo, y la creación de una comunidad real, que nos dan el poder, la energía, y el apoyo mutuo para nuestra lucha. Lo importante es que la practica de democracia participativa en los movimientos sociales no solamente genera un poder fuerte en contra de los poderosos. Además sirve en la creación de experiencias de distintas formas de poder – no de dominación o de poder-sobre, pero de un poder colectivo y creativo, basado en el respeto mutuo y la justicia social, de género, y medioambiental. La democracia participativa en nuestros movimientos significa los brotes de las estructuras de una nueva sociedad mas justa.

Theme based on Danland customised by Visions on the Net