You are here

Plan de Acción de Movimiento: punto de partida estratégico nº 1:

1. Los movimientos sociales han demostrado ser poderosos en el pasado, y es de esperar que lo sean en el futuro.

La gran mayoría de los cambios sociales positivos – el fin de la esclavitud, el derecho al sufrago de mujeres, derechos civiles para afroamericanos en los Estados Unidos, para mencionar solamente unos éxitos grandes – son el resultado de movilizaciones por movimientos sociales. Y además de esos éxitos muy conocidos, hay muchos mas: los movimientos en contra de la energía nuclear han logrado al menos éxitos parciales en países como Austria, Bélgica, Alemania, Italia, Países Bajos, Suiza, y Estados Unidos. Los movimientos contra la fractura hidráulica han logrado unos éxitos parciales (y temporales) en Canada, Bulgaria, partes de España, y otros países. Y podemos continuar con mucho mas ejemplos. Pero claro es que también había muchos movimientos sociales que terminaban con un fracaso.

Realmente no hay ninguna alternativa a los movimientos sociales como agentes del cambio social – no podemos esperar que un partido va a hacerlo para nosotrxs, ni una ONG, y mucho menos una empresa capitalista. Entonces, tenemos que organizarnos.
No hay ninguna razón por que los movimientos sociales – nosotrxs – no pueden ser poderosos y exitosos el día de hoy y en el futuro. En el estado español, el 15M ya ha tenido un impacto importante sobre la cultura política del país – aunque todavía no un éxito en relación con un cambio de las estructuras políticas y económicas.
Los poderosos están muy conscientes de nuestro poder. Las leyes que se aprueban en contra de nuestro derecho de manifestarnos y organizarnos son una expresión de nuestro poder y de su miedo. No obstante, la represión no puede reprimirnos. Al revés – la historia muestra que la represión resulta contraproducente y va a fortalecernos.

 

Training area: 

Theme based on Danland customised by Visions on the Net